Terrorismo

Antes, la palabra terrorismo significaba algo, sin embargo hoy en día su significado se ha ido diluyendo por el uso que se le ha dado para referirse a casi cualquier cosa que queramos condenar de manera políticamente correcta y que por supuesto esté de moda en ese momento. Por ejemplo, se habla de terrorismo doméstico para referirse a los malos tratos, incluso se escucha hablar de terrorismo urbano, digo yo que será en contraposición al terrorismo rural, el cual, supongo que consistirá en una orquesta de pueblo tocando 30 veces seguidas "Paquito el chocolatero". Pero es que el terrorismo es, en teoría, el uso sistemático del terror para coaccionar a sociedades o gobiernos, ni más ni menos.

La culpa de que la palabra se encuentre cada día más vacía de contenido la tienen los medios, todos esos creadores de opinión que lo convierten todo en el preludio de un apocalipsis social, eso si, mientras esté de moda, porque después no se volverá a hablar del asunto en Prime time.

Aunque al margen del abuso que se hace de la palabra, lo más irritante sin duda es el uso cínico que se hace de ella para definir, normalmente a los que no son del mismo bando en un conflicto, como terroristas. Parece que no hay una receta mejor para justificar cualquier cosa y mantener obediente y adormecido al rebaño. Se trata de una forma de justificación a la altura del mítico "En mi casa jugamos así".

Resulta obsceno escuchar al ministro de un gobierno supuestamente democrático explicar que bombardean y matan civiles inocentes para luchar contra el terrorismo. Que cortan los suministros de la población, que lanzan panfletos y emisiones de radio y televisión con el único fin de aterrorizarla, que decretan un apagón informativo para que el mundo no sea testigo de las atrocidades que cometen. Pero claro, todo ello con el único fin de acabar con quien ellos definen como terroristas. Pero eso si, durante tres horas al día no tirarán bombas porque son muy humanitarios, el resto de las horas del día son cazadores de terroristas.

Es asqueroso como quien encaja perfectamente en la definición de terrorista acusa a otros, que también encajan perfectamente en la definición de terroristas, de serlo. Y en medio de todo ese ejercicio de cinismo, como siempre, la población civil paga el pato.

Y por aquí, tenemos a esos voceros que justifican el asesinato de niños inocentes amparándose en tonterías como eso de que los usan como escudos humanos, para luego rasgarse las vestiduras y hablar de genocidio ante la ley del aborto.

2 comentarios:

nym dijo...

http://blogs.publico.es/manel/976/la-poblacion/

Ricardo dijo...

La democracia ha muerto a manos del capital.

La libertad es un sueño esclavo de la religión.

El futuro lo manejan gobernantes multimedia y visionarios.

La esperanza no existe. "Es voluntad del señor" y hay se acaba "nuestra" voluntad.

Es triste pero al final la razón la tendra Fidel y Chaves.
El único camino es la revolución