¿Iguales a quien y para qué?

Si hay un tópico aun más quemado que ese de "somos 11 contra 11", "el fútbol es así" o "te juro que es la primera vez que me pasa", es sin lugar a dudas ese mantra políticamente correcto del "todos somos iguales". Soltado así, a pelo, lo cual hace que no signifique absolutamente nada, que es precisamente para lo que se instauró en el libro de estilo políticamente correcto del gran hermano, así la gente se ahorra el esfuerzo de tener que pensar por su propia cuenta, que además de cansado suele ser peligroso para el status quo.

Y es que queda muy bonito decir que todos somos iguales, pero ¿Iguales para qué o a quien?, porque si especificaran que se refieren a que todos debemos tener igualdad de oportunidades y derechos es obvio que estaré totalmente de acuerdo, ahora que me digan que todos somos iguales en sentido estricto es algo que me cabrea mucho, no solo ya por la tontería que es en si misma esa idea sino porque está bastante más extendida de lo que debería entre la gente.

Una de las contradicciones que más me ataca los nervios es la que se produce en algunas oposiciones públicas, por un lado te dicen, todas las personas somos iguales y por el otro resulta que a mujeres y hombres les piden resultados diferentes para superar las pruebas físicas, lo cual le lleva a uno aplantearse, muy bien ¿Si para desempeñar un determinado puesto de trabajo a una mujer le sirve con pasar una determinada prueba de una manera, por qué el hombre debe pasar una de nivel superior?, ¿O es que acaso es el nivel del hombre el que hay que superar y entonces la mujer entra en manifiesta incompetencia?, esta es una paradoja que nadie me ha explicado todavía, al margen de vaguedades claro, supongo que los ladrones correrán menos al escapar de una mujer que de un hombre. La tercera vía para explicar lo de las pruebas físicas para la policia sería su uso como sistema para descartar gente, claro que son unas pruebas que cualquiera puede pasar, así que esa explicación solo sirve para pruebas como las de los bomberos que si que son realmente duras.

En definitiva, ni somos iguales ni con esfuerzo se consigue lo que uno se proponga. Yo, por mucho que lo intente, jamás seré capaz de batir el record del mundo de los 100 metros y por otro lado, jamás tunearé mi coche, más que nada porque aunque poca, sigo teniendo una ligera actividad cerebral...

2 comentarios:

Dracir dijo...

Lo llevas mal colega, si con esto te pones de lo nervios con lo que sigue no se te va ha arreglar el día, y te lo digo desde el cariño.
La cosa para entender esto está en dos palabras -->Perspectiva y Moda<--
Tu miras a la gente desde lejos sin prismáticos ni nada. Son iguales, si además son chinos están calcados o clonados que es mas moderno.
Si a todos les pones; y ya no hace falta que sean chinos, cógelos de Esplugues, unos tejanos y una camiseta negra son todos iguales pero y aquí viene lo bueno si les haces hacer algún tipo de actividad física o movimiento de baile ligeramente complejo entonces ya no nos parecemos en nada. Que quiere decir esto? que mientras estamos quietos, callados, dormidos o muertos somos todos iguales pero a la abrimos la boca o nos movemos, cada uno es de su madre.
Así que al próximo que oigas decir que somos todos iguales, enséñale una foto de .... algún gilipollas que tu conozcas y dile, no, tu no, tu te pareces a este.

Taluego tio raro.

Zacarías dijo...

¿Sabes el origen de los nombres de los países hispanohablantes? Hice un poquito de investigación el otro día y me pareció muy interesante. Si tienes un momento, pasa por mi blog y dime cuáles te te parecen interesantes. ¡Gracias! :)