Vicente Ferrer

Se ha muerto Vicente Ferrer, probablemente el santo laico de los cooperantes, visto con malos ojos por las clases dirigentes (Lo que confirma de manera definitiva que era una buena persona) y curiosamente ex-jesuita. Esto puede dar una idea de lo que la iglesia entiende por ayudar a los pobres. Mientras que él quería cambiar sus vidas y darles la oportunidad de llevar una vida digna, a la iglesia lo que parece interesarle es simplemente mantenerlos vivos, pero sin cambiar su situación, porque la iglesia lo que necesita son pobres a los que dar una limosna y a estas alturas no van a cambiar su modelo de negocio.

Si hay una clase de persona a la que yo respeto es a los cooperantes y voluntarios de campo de las ONG, personas que literalmente se dejan la piel por intentar ayudar y cambiar el mundo. Sin embargo, supongo que soy un cínico, porque así como los respeto, también los considero unos ingenuos que pierden el tiempo para no conseguir nada. Porque no es donde ellos trabajan donde se cambian las cosas, solo ponen parches mientras no cambie el status quo.

Pero claro, esta manera de ver las cosas en realidad tal vez esté alejada del mundo real, ya que allí, en ese mundo, si que cambian las cosas para mucha gente a nivel individual y para ellos si que mejora el mundo. Puede que a lo mejor se trate simplemente de ayudar a la gente y el mundo cambiará y no de cambiar el mundo para ayudar a la gente. En cualquiera de los casos siempre les respetaré por hacer lo que yo no hago.

1 comentarios:

polilla dijo...

de acuerdo contigo, admiro a esta gente que sacrifica su propia vida en favor de los demás...