La iglesia y Lucía Lapiedra

Sobre el último viral (Porque cada vez estoy más convencido de que lo hacen para que hablen de ellos) del papa acerca del SIDA y los preservativos ya se ha dicho de todo, creo que incluso los Lunnis han dado su opinión sobre el asunto. También se podría hablar, haciendo un poco de la demagogia que tanto le gusta a la iglesia, de la cantidad de dinero que ha costado organizar ese viaje y de la cantidad de niños desnutridos que se habrían podido salvar con él si el último monarca absolutista que queda en Europa se hubiera quedado en su palacio de oro, no hablemos ya de lo que se podría hacer con una desamortización de los bienes de la iglesia.

Sin embargo hay algo de lo que habló durante su viaje, a lo que no se le ha prestado especial atención y que sin embargo es más peligroso, en el sentido de que la gente lo asume sin pararse a meditar sobre el fondo de la cuestión. El papa, desde su púlpito, a invitado a acabar con la brujería y el espiritismo y a buscar la verdad. Se trata, en el mejor de los casos, de un ejercicio de cinismo digno de elogio, ya que no existe la más mínima diferencia (Al margen de las coreografías) entre el Uga-uga de un hechicero de la tribu allí en África y el Ora-ora de un hechicero burgués aquí en Europa.

Resulta curioso como este tipo de argumentaciones en las que se critica o sermonea formando parte del grupo al que se critica o sermonea, pero sin incluirse en el mismo, está tan arraigado en la sociedad y la gente lo asume sin darle mayor importancia. Al final, no importa el fondo de la cuestión, todo se queda en las formas y en ingeniería semántica, cada uno acaba definiendo las cosas como más le conviene. Y las discusiones terminan centrándose en lo accesorio, así es más fácil que todo cambie para siga igual.


Recuerdo los debates, bueno, vale, eso que ahora llaman debates, cosas como las que hacía el extinto “Crónicas marcianas” que al parecer amenaza con resucitar, en el que debía tocar por contrato hacer cada dos o tres días un “debate” sobre porno, prostitución, en fin, cualquier cosa relacionada con el sexo. Viéndolos, me asaltaba una duda, ¿Una persona adulta que libremente decide tener sexo con otra persona adulta a cambio de dinero es lo que viene siendo una prostituta, no?

Sin embargo, uno escucha, pongamos, a Lucia Lapiedra y llega a la conclusión de que cuando un adulto libremente mantiene relaciones sexuales a cambio de dinero, resulta que no es puta, sino actriz porno (Toda una vida llamándolas pelis de putas erroneamente). Todo es cuestión de dejarlo grabado para la posteridad, con lo cual, supongo que una prostituta que se deje grabar deja de serlo y pasa a ser actriz, milagros de la hipocresía.

3 comentarios:

pau dijo...

la iglesia, como cualquier otro, no puede ser juez y parte a la misma vez...

y en una peli porno en todo caso habría putas y 'putos' ¿no? que todos lo hacen cobrando...

y por ejemplo, en el caso de tu 'amiga' la beatriz montañez, si es verdad lo que dice que ha pasado con Interviú, además de puta, ha puesto la cama... y sin cobrar

Paria dijo...

Eh, no me heches a mi la culpa de que el idioma sea machista, no fui yo quien decidió que "el hombre" fuera sinónimo de humanidad, pero no me pidas que sea políticamente correcto, en plan miembros y miembras, porque no va conmigo, es obvio que tanto los unos como los otros cobran y por lo tanto entran en la definición jejeje.

En cuanto a ese angel llamado Beatriz Montañez, solo puedo decir una cosa...Gracias, gracias a ese pedazo de cabrón que se hacía pasar por amigo y se la metió doblada, porque así tenemos esas fotos (No soy yo el que habla, es mi líbido). Y por cierto si no cobra ya no entra dentro de la definición, solo se la podría llamar ingenua por confiar en alguien que obviamente no merecía confianza, ¿O es que te parece mal que a una mujer se le hagan fotos desnuda si ella quiere?, porque en ese caso no puedo estar de acuerdo por razones obvias, bueno, biológicas jejejej

pau dijo...

no, no, nada más lejos de la realidad que pedirte que distingas entre miembros y miembras, pero ese caso era bastante sangrante... y ya sabes 'o follamos todos, o la puta al río' (la de dichos que hay en torno a dicha profesión)

y lo de la montañez era otra expresión, nada más... y no me parece mal que la gente se haga fotos como dios los trajo al mundo... faltaría más..