Las redes sociales


Son una de las modas con mayor crecimiento últimamente (Esa y opinar sobre la economía mundial), si no tienes tu propia cuenta en Facebook o Tuenti, vas camino de convertirte en un apestado digital, como en su momento lo fueron quienes se resistieron a comprar un móvil cuando se masificó su uso. Yo tengo cuenta en Facebook y en Tuenti, me vi casi forzado a hacérmelas por culpa de los amigos, ya que quería tener más o menos controladas las fotos que subían en las que aparecía yo. Y es que por mucho que hago esfuerzos para no aparecer en las fotos y esquivo la cámara como si fuera un AK-47, todavía acabo saliendo en más de las que me gustaría.

Todo este asunto de las redes sociales tiene un punto de exhibicionismo que resulta un poco incómodo, la alegría con la que la gente cuelga y da publicidad a fotos suyas borrachos como piojos no deja de sorprenderme y es este uno de los tipos de fotografía más habituales en estas redes, también está la digievolución de las clásicas diapositivas de viajes, que han dado el salto a la red. Mención aparte merecerían las autofotos que han dado especímenes propios, como las camwhores, o los comentarios que se pueden leer, del tipo "Jajajaja, vaya ciego que llevábamos tio, a ver cuando lo repetimos".

Otra de las utilidades que se le ha encontrado a las redes sociales últimamente nos la ha enseñado una alemana que buscaba entre los perfiles gente a la que se pareciera, después contactaba con ellos y más tarde los asesinaba y vendía sus pisos para sacarse un dinerillo, lo que se llama iniciativa empresarial vamos.

Aunque tengo que reconocer que me divierte ver como el ser humano es capaz de convertir casi cualquier cosa en un método para intentar pillar cacho. Este tipo de redes no podía quedarse al margen ya que casi parecen inventadas exclusivamente con esa función. Alguna vez escuché un plan para conocer chicas en Facebook, bastante ingenioso en mi opinión, aunque el tipo de chica que supuestamente atraerá (banal y materialista) deja bastante que desear, pero bueno, no es que busque una relación más allá de lo que dure el intercambio de fluidos. El plan consiste básicamente en crearse un perfil como si se fuera alguien famoso, pero no mucho, conocido en la región. Después añadir a ese perfil el auténtico como amigo y tan solo te quedará esperar que empiecen a agregarlo. Luego seleccionas las presas y las agregas tanto con el perfil famoso como con el auténtico, en el famoso te comportas como un borde y un cretino, mientras que en el auténtico haces de amigo y "Zasca" pájaro que vuela a la cazuela (esto es una metáfora, me estoy refiriendo al sexo). Un día de estos tendré que probarlo para ver si se obtienen buenos resultados.

3 comentarios:

Nym dijo...

Vaya, veo que no soy la única con alergia a las fotos. Cuando me cansé de decir "es que me busca la policía" cada vez que me apartaba cuando iban a sacar una, decidí que lo más cómodo es decir "dejadme que saque yo la foto".

Tuenti está bien si tienes dieciséis años, te llamas Christian y quieres compartir fotos de tus cogorzas y tu Ibiza tuneado con La Bufas, El Cholo y La Yesi. Es más, creo que hasta los obispos tienen cuenta en Tuenti :P

alakazaam! dijo...

Tienes un twitter que vale más que el oro, tío. Eres carne de favorites.

lawinehouse oO: )

pau dijo...

como todo, depende del uso que se le de... aunque el tuenti no me mola mucho, soy mas del facebook, pero el uso que le hago es básicamente poder comunicarme con los que están fuera sin tener que tirar de móvil jejejejeje y por supuesto nada de fotos....

sobre tu teoría del ligoteo en el facebook, pues no se yo... creo que solo picarán pájaras que no tenga una edad mental de más de 15 años...