Crisis en el concilio infinito

En 1985 DC comics publico "Crisis en tierras infinitas" el primer gran crossover de la historia, afectando a todos los personajes de la editorial a la vez, en una maniobra que cambiaría todo su status quo. En ese momento, la denominada continuidad del universo DC se había complicado de tal forma con la aparición continua de nuevos universos que dificultaba la atracción de nuevos lectores, abrumados por la cantidad y complejidad de ramas en las que había ido derivando el universo. Así que la editorial decidió simplificar el universo como parte de una maniobra editorial para recuperar a los lectores perdidos y atraer a nuevo público. De manera que destruyeron un multiverso y crearon un único universo para actualizar y simplificar su propia mitología.

En 1959 Juan XXIII convocó el concilio Vaticano II, entre cuyos objetivos se encontraba adaptar la disciplina eclesiástica a las necesidades y métodos de nuestro tiempo y aunque expresado con otras palabras, también pretendía atraer nueva clientela. Básicamente consistió en una adaptación a los nuevos tiempos de la propia mitología que habían creado.

20 años después, DC ha decidido traer de vuelta el multiverso, obviamente como maniobra comercial para aumentar sus ventas, trayendo de vuelta conceptos de los tiempos pre-crisis. Y en la iglesia católica, se puede observar desde los tiempos de Juan Pablo II una vuelta también a los tiempos pre-concilio, con gestos incluso más obvios desde la entrada del nuevo papa, que parece recien salido del siglo XIII.

Así que estamos básicamente ante dos ejemplos que nos demuestran que la mitología está siempre en continua evolución y podemos ver las razones por las que la mitología cambia, que no son otras que adaptarse a los tiempos para sacar el máximo rendimiento, casi se podría hablar de un darwinismo mitológico. No deja de resultar curioso como empresas distintas recurren a las mismas estrategias comerciales para recuperar clientela.

1 comentarios:

Dracir dijo...

La historio la escriben los hombres según del bando en que les tocó intervenir. Y si es necesario se reinventa y si no procede la lógica de la evolución porque nos aparte de los falsos dioses, se propone el creacionismo. Los dises son energía, poder, almas, oro, sumisión, conversión, po-li-ti-ca.