Bestialismo y ciencia ficción

Cuando vi King Kong no pude evitar pensar en que carajo hace un mono gigante jugando con barbies, pudiendo tener una playstation. Se pueden empeñar en venderme que se trata de una historia de amor durante más de tres horas como la versión de Peter Jackson (A la cual, por cierto, le sobra como mínimo la media hora final), pero lo único que veo es a un mono encabronado porque le quieren quitar su juguete. Además, si al menos el mono se hubiera encaprichado de un GI JOE, a la zoofília podríamos haberle incluido cientos de chistes sobre chueca.

Este es solo un ejemplo del tópico antropocentrista que domina prácticamente toda la fantasía y la ciencia ficción. El ego de los seres humanos es tan enorme que consideramos que cualquier otra especie se verá irremediablemente atraida por nosotros. Algo que curiosamente no se aplica jamás en sentido inverso, bueno al margen de los aliens con aspecto antropomorfo como Superman o no tan antropomorfo como Pedro Ruiz.

En todo caso no deja de ser un ejercicio de bestialismo puro y duro el que se da en todas esas relaciones. Me viene a la cabeza el caso de la serie V con Willy a la cabeza, que se colgó de una humana, que vale, no es que fuera muy agraciada, pero tampoco era un cocodrilo. El asunto es que no me puedo imaginar que clase de mente enferma y zoofila tendrían que tener ambos, una para montárselo con una iguana y el otro para hacérselo con una zarigüeya. Y aun peor, los espectadores dirán-Oh, que mono-

Y Disney tampoco se queda atrás en cuanto a rollos bizarros, ahí tenemos a la bella y la bestia. Y es que por mucho que traten de arreglarlo al final, Bella moja las bragas por un San Bernardo. Por no mencionar a Ariel "la lubina"...

3 comentarios:

polilla dijo...

diosss, menuda reflexión para un domingo por la mañana.... lo único que se me ocurre es que llega una edad en que uno se conforma con cualquier cosa... que el 'mercado' está muy malito...

Paria dijo...

Una reflexión freudianamente apropiada tras ver lo que se ve en la noche del sábado jejejej
Bufff, que me vas a contar a mi de lo mal que esta el mercado, para mi la crisis mundial empezó hace décadas.

Nym dijo...

Digo lo mismo que Polilla: "el mercado está muy mal...", je je je.