Ciencia versus religión

Lo cierto es que siempre me ha parecido un debate esteril, sustentado exclusivamente en la ignorancia y el fanatismo de los creyentes, porque seamos serios, equivale a poner en el mismo nivel al ratoncito perez y a las leyes de la gravedad.

Pero ya puestos comparemos algunas cosas que ofrecen tanto una como otra:

-Por un lado, la ciencia ofrece un aumento de la esperanza de vida de más de 50 años. La religión lo que te ofrece es fuego eterno y crujir de dientes si no ofreces una completa y acrítica sumisión a sus postulados y leyes.

-La ciencia ofrece una explicación de la realidad de una manera racional, basada en pruebas. la religión ofrece extraterrestres con superpoderes y cosmogonías chiripitiflauticas basadas en la palabra de los representantes de una franquicia sustentada en humo (y no lo digo solo por las hogueras a las que son tan aficionados).
-La ciencia ofrece tecnología que facilita la vida. La religión solo un vano consuelo para crédulos ignorantes sin espíritu crítico y como diría Woody Allen, entre dios y el aire acondicionado, me quedo con el aire acondicionado.

-La ciencia nos ofrece explicaciones y tratamientos para los problemas psicológicos. La religión ofrece la confesión, sin duda, un gran mecanismo de control psicológico. Personalmente opino que violar la intimidad de un menor de la manera en que se hace con la confesión antes de la primera comunión debería estar tipificado como delito por abuso psicológico, de la misma manera que lo están los abusos sexuales. Si un adulto quiere contarle sus mierdas a quien quiera, que lo haga, pero someter a un menor a semejante exposición de su intimidad bajo pena de cometer pecado me parece algo obsceno.


El problema de los creyentes no es que tengan fe, es que les molesta que los demás no la tengamos y nos la quieren imponer, bien bajo el disfraz de la predicación o bien imponiéndola directamente cuando consiguen el poder suficiente. Algo terriblemente irritante son todos esos "defensores" de que se respete su religión que se consideran atacados si se les da derechos a los demás. Es curioso como su manera de reivindicar su libertad religiosa consiste en pedir que se impongan sus criterios morales y religiosos al resto de la sociedad, tanto si están de acuerdo como si no lo están. Supongo que se trata de un efecto secundario de esa patología mental que consiste en creerse en posesión de la verdad y la fe auténtica. En fin, tanto tarado y tan poco frenopático.

2 comentarios:

el caminante pensador dijo...

Interesante tu comparación. Sobretodo me gustaría resaltar cuando dices que las personas de fe quieren imponer lo que creen; yo soy creyente, y bueno, no trato de imponer nada a nadie porque no creo que exista alguien que tenga al verdad absoluta; pero eso sí, no generalises, no todos son así.

Me gustaría que pases por mi blog y leas uno de mis útlimos post, habla un poco de las personas que se cierran en sus ideas y quieren imponerselas a los demás.

saludos

nym dijo...

Halaaaaa lo que ha dicho... ¡Al Papa vas!

Dice el papa que en cuando cargue la fragoneta con los malacatones, te vas a enterar.