En tierra de nadie


Así es como normalmente me siento debido a mis gustos particulares. Por suerte para mi, no hay manera de hacerme encajar en una tribu urbana definida. Tengo unos gustos demasiado "eclécticos", bueno hay quien lo definiría más bien como una absoluta falta de criterio.

El caso es que lo mire por donde lo mire, siempre me acabo encontrando solo a la hora de defender unas cosas frente a unos y otras frente a otros. Es algo que me pasa mucho con la música, yo soy fanático de los niños mutantes, la habitación roja o la costa brava. Es algo que normalmente me encasillaría dentro de los indies, popies, rayando en lo gafapasta, el problema es que también soy fanático de Enrique Urquijo o de Quique Gonzalez. Esto, inevitablemente me expulsa de la tribu indie. Y ya si hablamos de música en inglés en la que mis gustos van desde los Beatles a Bruce Springsteen pasando por Travis, Coldplay, Oasis, Jayhawks, Capercaillie, Nirvana...Entonces apaga y vámonos, supongo que soy de amplio espectro, como la tetraciclina.

En política me pasa algo similar, debido al odio casi patológico que les profeso a todos y cada uno de los partidos políticos que existen, hayan existido o existirán. Me es imposible comulgar con una doctrina política de la manera que lo hacen los militantes políticos. Y aunque sea totalmente antifascista y el capitalismo me parezca un sistema económico de explotadores eso no me convierte en comunista, a los que considero, en el mejor de los casos demágogos y en el peor aspirantes a dictador.

En cuanto a la religión, más de lo mismo, me parece tan estúpido e ignorante creer en Dios como creer que no existe, los dos me parecen actos de fe sin la más mínima base científica. Dios es una hipótesis para la que de momento no tenemos evidencias ni a favor ni en contra. Otra cosa son los dioses que nos venden las religiones, que se pueden desmontar punto por punto.

Soy tan retorcido en cuanto a mis gustos que para mi, los morancos y muchachada nui son practicamente la misma mierda, lo único que cambia son las referencias que toma cada uno. Unos tienen a Josuahhhh y los otros tienen al gañaaaaaan. Unos tienen a un legionario y los otros a Enjuto mojamuto. Unos imitan a la Pantoja y los otros a Manu Chao. Pero los dos comparten los mismos recursos de humor, básicos y casposos.

No se, supongo que más que un inconformista, lo que soy es un tocapelotas al que le gusta llevar siempre la contraria para tener algo de lo que poder discutir...¿Es grave señor doctor?.

2 comentarios:

nym dijo...

La comparación de Muchachada con los Morancos me ha llegado al alma, ¡¡creía que era la única que lo pensaba!! Eso sí, procuro no decirlo muy alto, poque sino me caen hostias a diestro y siniestro, que en este tema hay mucho talibán gafapastil altamente susceptible.

Si no está demostrado que Dios exista... ¿¿¿QUIÉN COJONES ES EL TÍO DE PELO BLANCO Y BARBA BLANCA, VESTIDO CON UNA TÚNICA AL QUE SE LA HE ESTADO CHUPANDO GRATIS TODOS ESTOS MESES A CAMBIO DE LA PROMESA DE LA SALVACIÓN ETERNA??? Cagonlaputa, ya me la han vuelto a colar...

Paria dijo...

La próxima vez fíjate a ver si tiene unas botas de charol,porque igual es Santa Claus, encaja con la descripción y además, alguién con una obsesión tan enfermiza por hacer regalos a los niños no puede ser trigo limpio. Así que ya sabes, pásale factura, que la desaceleración acelerada de la economía no perdona.