Educación para la ciudadanía

Acaba de empezar el curso y ya tenemos a Rouco echándose al monte en protesta por la asignatura de educación para la ciudadanía. No deja de ser irónico, aunque quizás roce más bien el esperpento, que critique un supuesto adoctrinamiento quien con más ahinco alza la voz para imponer su propio adoctrinamiento. Todo el rollo de la paja y la viga en el ojo ajeno (no haré chistes sobre monaguillos) se les queda pequeño a estos defensores de "la moral verdadera".

Personalmente, opino que esta asignatura no deja de ser más que una especie de formación del espíritu nacional políticamente correcta. Y es que la moral, los valores éticos y todas esas cosas con las que se les llena la boca tanto a unos como a otros, no es algo que se pueda enseñar como la física o las matemáticas, es algo que el individuo asume y elige por si mismo basándose en el ejemplo que le dan quienes le rodean, en especial las familias. Intentar inculcar "unos valores" conduce o bien a la rebeldía o bien a lo que suele pasar con los religiosos, una doble moral repugnante.

Entiendo que lo que le pasa a la iglesia es que le cabrea que le quieran quitar su cuota de mercado, no hay más que ver como se ha puesto tele 5 con "se lo que hicisteis" cuando vieron que les comían la audiencia. Pero lo que no comprendo es porqué no se actua con la iglesia de la misma manera que con el resto de los productos del mercado. Si pretendes sacar algo al mercado, debes probar que no es nocivo, además debes demostrar que realmente das lo que ofreces. Y ya que la iglesia se enriquece vendiendo su producto, debería pasar los mismos controles.

De todos modos, si los padres en connivencia con los hechiceros de la tribu quieren dejarles a sus hijos las cabezas como bebederos de patos, pueden hacerlo libremente mandánolos a catecismo los fines de semana, lo que no pueden pretender es imponer a los demás sus patologías mentales por ley. No todo el mundo está por la labor de creerse que los carpinteros hebreos pueden caminar sobre las aguas y lanzar rayos por el culo.

1 comentarios:

nym dijo...

Pues a mí me parece de puta madre que la Iglesia proteste por cualquier tipo de avance, que es lo que tiene que hacer como institución retrógrada que es, y que crea en triángulos con tres ojos y en seres con rabo y cuernos (vaya... de éstos conozco yo a alguno XD) que viven en abismos llenos de llamas. Porque sí, porque es su deber, por definición. La Iglesia no puede venir ahora bendiciendo el uso del preservativo y el aborto. La Iglesia, al igual que los virus, está ahí para jodernos la vida. Es su cometido. Es como la palabra de verificación de los comentarios. Es el malo de la película.