Publicidad

Tengo que empezar reconociendo que detesto la publicidad, normalmente, cada vez que hay anuncios, le quito el sonido a la televisión para no tener que soportar como un grupo de publicistas, considerando que mi cociente intelectual está al nivel de los turbelarios, me inyecta en vena un montón de imágenes que apelan al orangután que llevamos dentro.

Aunque lo cierto es que gran parte de la culpa proviene de una sociedad tan enferma que se deja manipular por unos pocos segundos de imágenes y sonidos repetidos una y otra vez. El mecanismo básico de la publicidad en general y por extensión del mercado (Que es el dios al cual sirve) consiste en generar en la gente un complejo, para a continuación venderle un supuesto remedio, normalmente de origen químico y carísimo. Me viene a la cabeza ahora un anuncio de una de esas estafas adelgazantes en la que dos "supuestos" amigos hablan (Digo supuestos porque un amigo que te recomiende tomar drogas no es tan buen amigo, bueno, a no ser que las drogas sean de las que molan, marihuana, LSD, brownies). El caso es que uno le comenta al otro que se va de vacaciones a la playa y el otro le hace ver que es una foca asquerosa (Veis como no son tan amigos), con esa pinta no debería atreverse a salir de casa. Bien, hasta aquí, vamos creando el complejo, volviendo a la gente un poco más tarada y snob. A continuación, comienza la fase de ofrecimiento de milagrosa panacea en forma de pastillas, que sin esfuerzo aparente, conseguirán que adelgaces los suficiente para no ser señalado cual hombre-elefante mientras te paseas por Benidorm con tus sandalias y calcetines blancos.


Hoy en día están de moda conceptos como el mobbing o el bulling. Yo creo que deberíamos crear un nuevo concepto para englobar el acoso psicológico al que someten los publicistas a la sociedad, generando traumas y ansiedad con el único objetivo de conseguir dinero, usando, más o menos, el mismo sistema que utiliza la mafia, o la religión organizada.

5 comentarios:

nym dijo...

Tenemos la publicidad que nos merecemos. Por gilipollas. No yo, por supuesto (venga, va, tú tampoco), sino el 85% de la sociedad española con la que sí funcionan ese tipo de anuncios y que se gastan una pasta gansa en engañabobos como los yogures en botellita con bacilosnoséquéinmunitas y cremas ultra fresh mega action con micro nódulos de cristal de angora y suputamadre.

Bueno... aunque teniendo en cuenta que se han conseguido erradicar (después de diez años de reinado hegemónico) casi totalmente los programas del corazón (si bien es cierto que se han sustituído por los del resto de vísceras, lo cual no sé si será peor todavía -casi prefiero saber quién echa un casquete con quién y no el rosario de enfermedades crónicas y terminales de una vieja salmantina deshauciada y con síndrome de Diógenes), todavía no he perdido la fe en la tele. Aunque desde que tengo ADSL sólo la enciendo para enchufarle el disco duro multimedia y ver las series que me he bajado en la tele grande.

Juro ante Zeus que me estoy quitando de las subordinadas y de los paréntesis.

Paria dijo...

Los anuncios de yogures son algo que llega a lo más profundo de mi corazoncito de biólogo(cuanta estafa), le deseo a Coronado una diarrea eterna. Aunque no se queda atrás un anuncio que hacia Mario Picazo (creo que se llamaba asi) en el que te vendía un aparato para que en tu casa hubiera iones buenos y eliminaba los iones malos, digo yo que los malos serían iones latin king.
Y tranqui, las subordinadas son divertidas, que se lo digan a Bill Clinton...Hum, aunque creo que no hablamos de lo mismo.
Menos mal que no juraste por Snoopy, te habría puesto en no admitido jejeje...

Barracus dijo...

Y que me podeis decir de grandes obras maestras de la ficcion publicitaria como el anuncio de los microenemas, o los multiples spots de Vaginesil, tan miticos como los viejos y clasicos de Hemoal.

nym dijo...

No sé qué tienen de malo los spots de Vaginesil (los que recuerdo son totalmente anodinos, los de gaseosa PMI sí que son como para comentarlos), salvo que haga gracia que anuncien una pomada para picores vaginales por la tele. Ah, que va a ser eso. ¿Caca-culo-pedo-pis?

Barracus dijo...

Uhm dejame pensar.. caca, los microenemas, culo, los de hemorroides, pedo, los de gases intestinales, pis, creo que habia uno de incontinencia urinaria? Nos hemos dejado en el tintero los vaginales, los menstruales (todo un mundo por explorar). Tambien podemos considerar los de pañales de bebes? y los de Allbran? y los de todas las leches? y los de platano de Canarias? Podemos seguir asi todo el dia