La zorra, las uvas verdes y los panfletos

Decía la fábula que la zorra saltó y saltó intentando alcanzar las uvas, pero tras muchos intentos, observó que no podía alcanzarlas, por lo que decidió que las uvas estaban verdes. En el hospital Carlos III de Madrid se acaba de repartir un folleto/panfleto, en el que los coleguitas del lado nacional vuelven a la carga con sus demonios de toda la vida, disfrazados esta vez de "altamente cualificados médicos".

Entre otras, destacan perlas como esta, "La homosexualidad se asocia con mayor frecuencia al contagio de enfermedades de transmisión sexual y trastornos mentales. Aunque hay que ser comprensivo e intentar ayudar a las personas con hábitos homosexuales, en lo posible hay que ayudarles a solucionar su alteración conductual". Sin entrar en matices morales, ese disfraz psudocientífico con el que pretendían hacer colar su sermón se cae por si solo al comprobar como se puede mentir con tanto descaro en tan pocas palabras, porque resulta que por ejemplo, en el caso del SIDA, la mayor tasa de contagio se da en relaciones heterosexuales. No es nada nuevo el intento de disfrazar opiniones con pseudopalabrería científica para darles una mayor credibilidad, normalmente frente a un público pobremente ilustrado.


La "guía" continua haciendo afirmaciones como "Actitudes que sólo persiguen la satisfacción personal del instinto sexual, con la búsqueda de placer con uno mismo (masturbación) o con otra persona, suelen deteriorar la grandeza de la sexualidad humana". Que vendría a ser la versión 2.0 del famoso, masturbarse te va a dejar ciego y hará que te salgan granos. Y obviamente la gran solución que proponen para evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual no podía ser otra que la abstinencia, que viene a ser como recomendar no usar el coche para evitar accidentes, o si eres presidente de Estados unidos, talar los bosques para evitar los incendios.


El caso es que esa obsesión que ciertos colectivos manifiestan hacia la libertad individual de otras personas, que en teoría ni les va ni les viene, me resulta curiosa, podría pensarse que existe una especie de rechazo por celos, surgidos de su propia represión, una especie de racionalización en el sentido de la fábula de la zorra y las uvas. Me viene a la cabeza el caso de Hayder, lider radical de la ultraderecha más chunga, azote de gays en público y azotado por gays en privado. Tengo la teoría de que cuanto mayor es el grado de homofobia que una persona presente, mayores son los impulsos reprimidos.

3 comentarios:

nym dijo...

Pues yo estoy totalmente a favor de enchufar a los gays a los electroshocks y luego tirarlos en una cuneta. ¡Que se nos están llevando a todos los buenorros, joder, que sólo nos están dejando a los feos! ¡Las mujeres también tenemos derecho a un tío macizo contra el que frotarnos y degradar la grandeza de la sexualidad humana!

alakazaam! dijo...

Oye nym, no generalices. Yo soy chepudo, feo y desagradable.

Tu tuiter me mata. Follower forever.

nym dijo...

Pues yo estoy totalmente a favor de generalizar y enchufar a Alakazaam! a los electroshocks y luego tirarlo en una cuneta. ¡Que no se puede ser tan feo, joder!