¿Indiana Jones era Vasco?

En 1912 fueron encontrados varios huesos en Inglaterra, en la localidad de Piltdown, supuestamente, un obrero los localizó en una cantera y se los hizo llegar a un arqueólogo aficionado llamado Charles Dawson. Estos restos fueron presentados en la sociedad geológica de Londres, fue presentado como el eslabón perdido del hombre. Pero con el tiempo se demostró que se trataba de un fraude, el análisis del contenido de fluor determinó que el enterramiento había sido intrusivo y se demostró que los dientes habían sido limados y pertenecían a un orangután. Incluso se habían teñido los huesos para hacerlos parecer más viejos.

Hace un par de años, supuestamente aparecieron en un yacimiento arqueológico de Iruña de Oca (Pais Vasco, provincias vascongadas para el lado nacional) una gran cantidad de restos de cerámica que fueron datadas en el siglo III después de Cristo, en estas cerámicas se encontraban inscripciones que incluían desde jeroglíficos egipcios a un calvario e incluso palabras en Euskera, que se adelantaban en 5 siglos a las glosas emilianenses. Claro está, esto se presentó como un descubrimiento que daría un vuelco a la historia conocida y sobre todo al origen del Vasco. Entonces empezaron a llover las subvenciones, millones de euros y proyectos de museos para contener las piezas. Sin embargo, poco les duró el engaño, o mucho, según como se mire, puesto que hace unos días se ha dado a conocer un estudio que demuestra que se trataba de una estafa monumental. El estudio fue llevado a cabo por una comisión científica creada por la diputación de Alava, entre las incongruencias que se encuentran en los supuestos restos están:

-Desde latín con faltas de ortografía hasta imágenes eróticas en medio de escenas de carácter religioso.

-En los hallazgos de simbología cristiana, por ejemplo, aparecen varios crucifijos, un símbolo imposible en un yacimiento del siglo tercero, ya que la cruz comenzó a utilizarse a partir del siglo quinto.

-Además, sobre la imagen de Jesús se podía leer la inscripción RIP (descanse en paz), algo totalmente incoherente ya que los cristianos que creen en la Resurrección nunca darían por muerto a su Mesías. Si te fijas en en cualquier otro crucifijo, podrás comprobar que la inscripción sobre la cabeza de Jesús dice INRI (Iesus Nazarenus Rex Iudaeorum; Jesús de Nazaret, Rey de los Judíos).

-Mujeres vestidas con trajes que no son de su época; la imagen de una sirena, ser mitológico que nace en la edad media; el nombre de Descartes, filósofo del siglo XVII; y la inscripción del término Nefertiti, reina egipcia de la que no se sabía nada hasta el siglo pasado, cuando se encontró su tumba.

-Algunas piezas estaban unidas con pegamento. La burda falsificación es tan obvia que casi parece cosa de chiste.


Aunque este caso no es nuevo, porque ya hace 17 años se dió uno semejante en la zona a costa de unas supuestas pinturas rupestres aparecidas en la cueva de Zubialde a la que incluso pretendieron denominar "capilla sixtina del arte rupestre", todo ello, claro, antes de que les pillaran el fraude.


Es obvio que una de las principales motivaciones para este tipo de fraudes es el nacionalismo y su interés por encontrar justificaciones a sus ideas, que normalmente retrotraen hasta una bucólica arcadia perdida. Aunque lo más probable es que el vasco en su origen, fuese un intento por comunicarse con sus ovejas llevado a cabo por una panda de pastores endogámicos, solo así se explica que hablen como orcos. A veces también les da por mentar el rH y no puedo evitar pensar que en el fondo tienen algo en común con la nobleza, la preocupación por la hemofilía.


Y es que estas cosas te las tienes que tomar con sentido del humor, porque si se piensa seriamente en ello solo se ve racismo y mentiras como fundamentos de una historia mítica justificadora. He llegado incluso a leer que los vascos son los auténticos descendientes de la Atlantida, e incluso hay un tipo por ahí que tiene una página en la que afirma que el ser humano apareció en Cantabría y que el español es la lengua madre de la que proceden todas las demás, incluso el japonés.


1 comentarios:

nym dijo...

No sé cómo a estas alturas del siglo puede aún dudar alguien de que el ser humano apareció en Cantabria. Y no sólo el ser humano, los canguros también son originarios de allí. Su propio nombre lo indica: can-guro, can-tabria.