Todo cambia para seguir igual

Hace unos días se cumplieron los 30 años de la muerte de Gaspar García Laviana, un sacerdote español, más concretamente asturiano, que fue como misionero a Nicaragua, donde trabajó con los campesinos y pudo vivir la opresión a la que era sometido el pueblo por el dictador Somoza. La situación de los campesinos era tal, que acabó abandonando el sacerdocio para unirse a la guerrilla sandinista tras llegar a la conclusión de que solo la lucha armada podría desalojar del poder a un tirano que machacaba al pueblo (Era incluso habitual el secuestro de niñas para prostituirlas). Murió en combate unos meses antes de que la revolución triunfase, sin embargo, todos esos ideales por los que supuestamente luchaba el sandinismo no tardaron en ser olvidados tras su llegada al poder, donde los vencedores se volvieron tan corruptos como quien les había precedido y de nuevo fue el pueblo quien tuvo que sufrirlo. Supongo que alguien como ese sacerdote, se encontraría hoy en día en la disidencia de haber sobrevivido. Pero el caso es que está muerto y la pregunta es ¿Para que sirvió su muerte?


Hace unos días también estalló en Grecia una revuelta ciudadana contra el gobierno, cuya chispa fue el asesinato de un niño de 15 años por la policía, que supuestamente está ahí puesta para servir y proteger. Hoy la gente, indignada, pide cambios, pero dentro de tres meses lo más probable es que se haya olvidado todo, sin embargo el chaval ese seguirá muerto y nada habrá cambiado.

Karl Marx definió la lucha de clases como el motor de la historia, así de una sociedad feudal compuesta por siervos y señores feudales pasamos a una sociedad capitalista en la que la lucha de clases se daría entre burguesía y proletariado. Según sus propias palabras Marx pensaba que la lucha de clases conduciría, necesariamente, a la dictadura del proletariado y esta misma dictadura no sería más que el tránsito hacia la abolición de todas las clases y hacia una sociedad sin clases. Esta argumentación ha servido como justificación para los más grandes genocidios del siglo XX. Así, lo que en principio debería ser una ideología que liberara al pueblo derivó en dictaduras, purgas...Bueno y lo que quiera que sea lo que hay en China.

Personalmente opino que la conclusión que Marx saca de la lucha de clases estaba totalmente equivocada, porque si algo nos ha enseñado la historia es que jamás existe un vacio de poder y que el poder no se reparte, así que si una clase es desalojada del poder, su lugar será ocupado por otra. Los señores feudales fueron desbancados por los burgueses (Parientes de los monopolios económicos que hoy controlan la sociedad capitalista). Y allí donde los burgueses fueron desbancados del poder, surgió una nueva clase, la casta dirigente, tan corrupta y opresora como las anteriores y como las que vendrán después.
Y es que en el fondo, según mi propia opinión, claro está, casi todos los cambios no son más que maquillaje para un mismo sistema de reparto de poder, siempre hay una pequeña casta corrupta que controla el poder y la riqueza de un sistema y una gran masa de gente que lo sustenta con su trabajo, sea la época que sea, sea la civilización que sea, llámalos reyes, patronos o brokers. Incluso diría que las llamadas conquistas sociales no son más que otra forma de manejar, controlar y aumentar el poder de la clase dirigente. Por ejemplo, en el siglo 19, con el auge de la sociedad industrial capitalista, la gente trabajaba en condiciones laborales lamentables durante más de 12 horas diarias, todos los días de la semana, sin apenas sueldo. Aparece el sindicalismo y se consigue con mucho sufrimiento mejoras de las condiciones laborales y con el tiempo un ascenso de la clase media. pero como yo soy muy retorcido pienso, ¿No será justo eso lo que le convenía al poder en ese momento?. Un sistema como el capitalista, basado en la producción masiva, necesita un mercado, necesita compradores y si los tienes esclavizados y cobrando poco, no compran, así que creo que si los trabajadores no hubieran conseguido ciertos derechos, el sistema capitalista se habría colapsado por si mismo al ser incapaz de crecer. Pero en fin, no es más que la opinión de un perturbado asqueado de la hipocresía y consumismo navideño.

1 comentarios:

Ricardo dijo...

Un punto de vista jodido para explicárselo a mi mujer ya mi hija. Incluso jodido para que yo piense en él y por coherencia con mis ideales decida no comprarme ni permitir que me regalen nada mas que los zapatos que necesito. Son malos tiempos para la conciencia social y para dejar de fumar. Un saludo