¡Oh blanca navidad! (Con los mejores deseos por parte del Ku Klux Klan)

Detesto las navidades, tanto espíritu navideño y tan pocos exorcistas no es una buena combinación, le pasa lo mismo que al bailies con coca-cola o a las hemorroides con el tacto rectal.

Una de las peores torturas que uno tiene que sufrir durante estas “señaladas fechas” la constituyen los altavoces que estratégicamente son colocados por las calles y que emiten villancicos de manera continua, hay que decir que esta idea fue reutilizada en Guantánamo con mucho éxito. Estoy convencido que se trata de parte de algún plan de control mental llevado a cabo por los Iluminati, o por Raphael, esto es algo que aun me encuentro investigando. Aunque creo que realmente los mayores esfuerzos los vuelcan en el hilo musical de los centros comerciales, emitiendo villancicos las 24 horas del día, los siete días de la semana, no me cabe ninguna duda de que emiten mensajes subliminales, porque no encuentro otra explicación al incremento de sentimientos homicidas que despiertan en mi cada vez que piso uno de esos centros comerciales en “estas fechas tan señaladas”. Esos villancicos con aire de los 50 son evocadores, me imagino a un tipo con un jersey de lana con rombos dibujados lavándose las manos tras descuartizar a su familia, todo ello con esa música de fondo.

Miras a cualquier parte y ves que se empeñan en llenarlo todo de nieve, porque, como todo el mundo sabe, es época de nieves en Palestina. Aunque supongo que todo el asunto de la nieve debe ser una metáfora, en plan, todo tiene una gran apariencia pero a las 24 horas se convierte en un lodazal sucio y problemático. Aunque también se podría hacer un símil con la otra nieve y decir que se trata tan solo de una burbuja vacua y llena de colores de la que te despiertas jodido y sin un duro.
Mención aparte merecen las cenas de navidad en familia, siempre es divertido ver reunida a gente que solo se ven para navidad o para discutir sobre la herencia del abuelo, aunque lo más probable es que ambas circunstancias se den a la vez, desembocando en amenas charlas con una cierta tendencia estadística a terminar en un baño de sangre que haría vomitar al guionista de 2 girls 1 cup. Lo de los especiales de navidad con Raphael o los “programas cotillón” lo voy a dejar de lado, porque eso ya entra dentro de la categoría de crímenes de guerra.

Y esas películas navideñas llenas de nieve y buenos sentimientos (como una orgía de Pocholo), en las que siempre hay una familia cuya oveja negra vuelve al típico pueblo del medio oeste huyendo de la problemática y estresante vida de la ciudad para reencontrarse con sus raices y una antigua novia, que le harán ver que lo que realmente quiere ser es un paleto de la América profunda, eso y hecharle un polvo a su ex, pero esto viene después de los títulos de crédito.

Aunque algo que me indigna de verdad son los telemaratones navideños, si en vez de hacerlos donaran lo que cuesta hacerlos, esa buena causa que tanto dicen apoyar recaudaría más. Claro está, a no ser que se pretenda hacer un buen negocio con el dinero de la publicidad a costa de la supuesta obra benéfica, lo cual traducido viene a significar que se hace caja a costa de emitir imágenes de niños hambrientos o de lo que toque.

Y por seguir con cosas que me cabrean, hay una en especial que no le perdono a canal plus y eso que yo ni siquiera he tenido nunca canal plus, pero por principios me cabreo. Resulta que en navidad no emitían porno, lo cual me hace pensar que a Jesús le molestaba que lo emitieran esos días, pero se ve que el resto del año era un consumado pajillero.

En fin, que uno se para a pensar en todas estas cosas y descubre cual es el verdadero significado de tanta hipocresía navideña, que se resume básicamente en-Dientes, dientes, que es lo que les jode-

4 comentarios:

nym dijo...

Lo de que el Plus no emitía porno en Navidad no lo sabía. Lo que sí sabía es que no lo emitían en Semana Santa.

Paria dijo...

Lo de Semana Santa no deja de ser curioso, ¿Qué mejor fecha para emitir porno sadomasoquista?...

pau dijo...

lo único que se me ocurre decirte es que pongas a hibernar o algo, porque durante las próximas dos semanas todas tus pesadillas se harán realidad XDDDD

te acompaño en el sentimiento

Paria dijo...

Había pensado en el coma inducido, pero resulta que terminé los barbitúricos en mi último intento de suicidio a lo "Rock and roll star"...