Javier Neira y los dragones azules

El "periodista" Javier Neira, fanático religioso, revisionista histórico, conspiranoico, negacionista del cambio climático, nacional-católico y acólito de Jimenez Losantos para más señas, ha vuelto a dejarnos una de sus perlas en la columna que a día de hoy sigo preguntándome como es posible que le dejen escribir en "La Nueva España".

En esta columna del día 24/12/2008, hablando de silogismos supuestamente probatorios de la existencia de Dios, dice textualmente "A mi juicio, el argumento ontológico de San Anselmo es el más convincente o al menos el más elegante ". Demostrando una vez más la escasa capacidad intelectual que parece poseer, defendiendo un argumento que ni los teólogos más chiflados apoyan desde hace siglos, incluso Santo Tomás de Aquino lo criticó. Y es que no se trata más que de una estúpida reducción al absurdo que ni un niño de primaria podría tomarse en serio.

De manera reducida el argumento viene a decir:

1.Dios es aquella entidad tal que nada mayor pueda ser.
2.El concepto de Dios existe en el entendimiento humano.
3.Dios existe en la mente de uno mismo pero no en la realidad.
4.Si Dios existiera en la realidad, sería algo mucho más grandioso que la existencia de Dios en la mente propia.
5.Con base en [1], se sigue de [4] que Dios realmente debe existir.

Se ve a kilómetros que se trata de una reducción al absurdo, que de hecho nos sirve para demostrar cualquier cosa que queramos demostrar, como cualquier reducción al absurdo. Así, si nos planteamos la existencia de los dragones azules, podremos utilizar este argumento como prueba de su existencia. Tan solo tendremos que cambiar la palabra Dios por dragones azules.

Así que siguiendo la lógica ridícula que parece impulsar la mente de Javier Neira, debemos concluir que este señor cree en la existencia de dragones azules, así pues, debemos preguntarnos que clase de criterio editorial sigue "La Nueva España" para otorgarle una columna en segunda página a alguien que cree que los dragones azules existen.

3 comentarios:

pau dijo...

hombre, no le vamos a quitar el mérito a este señor 'San Anselmo' que con esa lógica es fácil hacer cumplir casi cualquier premisa, y eso no es fácil.

Ahora, que eso se utilice para una columna periodística en la que imagino que trataba de evocar los tintes religiosos de la Navidad, me parece un poco arriesgado.

No tengo el placer de conocer a Javier Neira, pero si está cerca de Losantos, puedo afirmar que no será 'santo' de mi devoción

Nym dijo...

Creo que en uno de mis primeros comentarios en este blog te hablé de mi dragón azul y tú me prometiste que podría aparearlo con el tuyo... o que tú te aparearías con él... o algo así...

Paria dijo...

Si, es que tengo una extraña fijación con las chicas morenas y los dragones azules...