Riu riu chiu

Nunca aprendí a tocar la flauta dulce en el colegio, probablemente junto con matemáticas fuese la asignatura que más odiaba y todo ello debo agradecérselo a los profesores que tuve, el caso es que de la asignatura de música, lo único que recuerdo a día de hoy es esta canción que formaba parte de un examen que consistía en reconocer canciones que nos habían puesto durante el trimestre.

Se trata de un villancico medieval que se me quedó grabado, supongo que al gustarme la música folk estoy predispuesto a que me guste esto. No deja de tener cierta ironía un ateo poniendo un villancico, claro que tambien me gustan las catedrales góticas.


2 comentarios:

pau dijo...

Lo de aprender a tocar la flauta se hacía en el cole no? Creo que tuve suerte, no tuve que dar música allí, así que no tengo trauma alguno con la flauta dulce (me guardo el chiste que iba a hacer con eso, porque era muy malo).

La única clase de música que tuve fue en 1º de BUP, y consistía en chapar compositores ... así que alégrate, has sido un artista, ateo, pero artista...

Nym dijo...

O muy viejos sois o he tenido suerte con mi colegio porque lo de tocar la flauta, nosotros, ni de lejos. Es probable que tuviesen miedo de que las usáramos para agredirnos entre nosotros o a los docentes. Sí, debía ser eso.